FANDOM


Kenmun
Nombre
Nombre Romanizado Kenmun
Significado Espíritu de agua
Otros nombres Kenmon
Kawataro
Yamawaro
Datos
Clase Desconocido
Tipo Mono
Hábitat Islas Amami
Dieta Pescado y mariscos


Los Kenmun son espíritus acuáticos de los árboles de las islas Amami en el sur de Japón.

AparienciaEditar

Parecen ser un cruce entre un Kappa y un mono, y se parecen mucho a sus primos de Okinawa, Kijimunā. Sus cuerpos están cubiertos de pelo rojo oscuro o negro, y tienen piernas y brazos largos y delgados. Son un poco más grandes que un niño humano. Tienen bocas apuntadas, y en la parte superior de sus cabezas hay una depresión en forma de platillo que contiene una pequeña cantidad de aceite o agua. Sus cuerpos huelen a ñame y su baba huele terrible.

LeyendaEditar

Los Kenmun hacen sus casas en árboles de baniano y pasan sus días jugando en las montañas o cerca del agua en grupos familiares. Particularmente disfrutan de la lucha de sumo, en la que so muy expertos. A medida que cambian las estaciones, migran de las montañas al mar.
Los Kenmun tiene una serie de habilidades extrañas; son capaces de cambiar de forma y, a menudo, se disfrazan de gente, caballos o vacas. Pueden convertirsen en plantas y mezclarse con la vegetación circundante o incluso desaparecer por completo. Los Kenmun también puede crear luz; su baba brilla misteriosamente, al igual que sus dedos. Tienen la capacidad de crear fuego desde las puntas de sus dedos y, a veces, usan este fuego para encender el aceite en sus cabezas. Cuando las luces misteriosas se ven en las montañas o en las orillas de las islas Amami, son llamadas Kenmun machi por los lugareños.
Los Kenmun cazan por la noche, iluminandosen con sus yemas de los dedos para buscar comida en la oscuridad. Se alimentan principalmente de peces y pequeños mariscos. También disfrutan de babosas y caracoles, sacando las conchas y enrollándolas como bolas de arroz. Es posible identificar a un árbol habitado por un Kenmun por la gran cantidad de conchas de caracol amontonadas entre sus raíces. Odian el pulpo y las almejas gigantes, y no tendrán nada que ver con ellas.

InteraccionesEditar

Los Kenmun permanecen lejos de las áreas habitadas y huyen cuando grandes grupos de personas están cerca. Ocasionalmente ayudan a los leñadores solitarios y a las personas que recolectan leña, transportando cargas pesadas para ellos. Recuerdan a quienes los tratan con amabilidad o les hacen favores. Algunos ancianos han hecho amistad con un Kenmun y va a las montañas para mostrarlo a sus nietos.
En general, los Kenmun no dañan a la gente. Sin embargo, les encanta las competencias, y no pueden resistir la oportunidad de desafiar a un humano a un partido de sumo. Cuando su cabeza se llena, tienen fuerza sobrenatural y no pueden ser batidos. Sin embargo, los Kenmun les gusta imitar a la gente, por lo que si contrincante abaja la cabeza, su cabeza se vacía y se vuelve vulnerable.
Les gusta jugar bromas a los seres humanos de vez en cuando. Pueden cambiar de forma y tratar de asustar a los seres humanos, u ofrecer direcciones equivocadas a las personas y los pierde. Tampoco tienen vergüenza de robar comida o incluso utensilios de los humanos. Los Kenmun son muy sensibles sobre ser insultados, particularmente sobre sus olores corporales. Debido a esto, si una persona habla de sus malos olores en las montañas, cualquier Kenmun que la escuche se molestará.
Los Kenmun ocasionalmente hacen cosas malas a los humanos. Hay historias de niños que vagaron en el bosque y cuyas almas son robadas por un Kenmun. Después, los niños se comportaron como Kenmun, viviendo en árboles de banyan y saltando de árbol en árbol cuando los aldeanos trataron de cogerlos. Los adultos pueden tener sus almas robadas por Kenmun también. A los Kenmun les gusta forzarlos a comer caracoles o tirarlos a los ríos. Estas personas a menudo se encuentran inconscientemente debajo de un árbol de baniano. Si un árbol banyan en el que vive un kenmun es cortado, el Kenmun maldecirá al leñador y la maldición hace que los ojos de sus víctimas se hinchen y quede ciegos. Eventualmente la persona maldita morirá.
Algunas familias cuelgan huesos de pata de cerdo o ramas de pittosporum japonés en los aleros de sus techos para evitar que los Kenmun se acerquen. Para alejar a un Kenmun, lo único que se necesita es amenazarlo con un pulpo y, si un pulpo no está disponible para lanzarselo, también escapará de una almeja gigante o cualquier otra cosa que se les tire, siempre y cuando se pretenda que es un pulpo.[1]

ReferenciaEditar

  1. Kenmun