FANDOM


Hone Onna
Tsuyu

Hone-Onna.jpg

Nombre
Significado Mujer Esqueleto
Datos
Clase Yurei
Tipo Geisha
Hábitat Calles oscuras
Callejones oscuros
Cementerios
Dieta Ki


Hone Onna es un yōkai fue una antigua geisha de indescriptible belleza e irresistible encanto llamada Tsuyu que vendía globos de papel de seda.[1]

LeyendaEditar

Hone Onna era una antigua geisha de indescriptible belleza e irresistible encanto para los hombres que vendía globos de papel de seda. Su novio la vendió a un burdel para pagar sus deudas hasta que planeó escapar. Fue entonces cuando su mejor amiga, con la que pensaba escapar, la traicionó e hizo que su amante acabase con su vida. Tiraron su cadáver a un lago, convirtiéndose en el yōkai Hone Onna capaz de proyectar una especie de ilusión a su alrededor que utiliza para asustar con especial crueldad.

A pesar de todo, su éxito con los hombres es considerable, incluso en su papel de diablesa sigue conservando cierta coquetería humana y no soporta que le recuerden su edad (200 años) o que la llamen "señora".[2]

No todos los que mueren se convierten en seres vengativos llenos de rencor y celos. Hone Onna conserva el amor en su corazón que persiste mucho tiempo después de que su carne se haya podrido. Este fantasma aparece como fueron en el mejor momento de su vida. Sólo aquellos que no tienen nada que ver con el amor o con una fe religiosa fuerte son capaces de ver a través de su disfraz su verdadera forma: un cadáver podrido y esqueléticos devuelto de la tumba.

Por la noche, Honi Onna surge de la tumba y va a la casa de su antiguo amante. Su apariencia conmociona a aquellos que la habían creído muerta. Esta conmoción se convierte en tal alegría que les ciega ante cualquier pista de algo que les indique que podría estar equivocado. Incluso ella misma no sabe de su condición, ya que es impulsada sólo por el amor; existe como un fantasma sólo para continuar el amor que tenía en la vida. Pasa la noche y se va por la mañana, y este acoplamiento impío puede continuar durante días o incluso semanas sin ser notado. Cada noche drena parte de la fuerza vital de su amante, que cada vez se vuelve más y más débil. Sin intervención, finalmente morirá, uniéndose a su amada para siempre en el abrazo de la muerte.

En la mayoría de casos, un amigo o un sirviente del hombre verá a través de la ilusión y alertará a alguien de su verdadera identidad. Aunque su amado la rechace cuando se le revela la verdad, el fantasma nunca se da cuenta de su condición y sigue visitando todas las noches. Un hogar puede ser protegido con oraciones y encantos, pero sólo funcionan siempre y cuando el dueño de la casa los desea. A medida que su cuerpo decae aún más, su fascinación aumenta, y con el tiempo la mayoría de los hombres sucumben y la dejan en sus hogares una última vez, sacrificando sus propias vidas al fantasma de la mujer que amaban.

Quizás la historia más famosa sobre Hone Onna es la de Otsuyu de Botan Dōrō. Se ha adaptado en espectáculos de títeres, juegos de kabuki, rakugo y película, y sigue siendo una famosa e influyente historia de fantasmas hoy.[1]

ReferenciasEditar

  1. 1,0 1,1 Hone onna
  2. Hone-Onna