FANDOM


Ao Bōzu
Nombre
Nombre Romanizado Ao Bozu
Significado Monje Azul
Datos
Clase Kami
Tipo Monje
Hábitat Campos de trigo y cebada
Casas deshabitadas
Caminos solitarios
Dieta Comúnmente niños


Ao Bōzu son monjes budistas gigantes de piel azul y un solo ojo con una fuerte conexión con la magia.

OrigenEditar

Se conoce muy poco acerca de este yokai. Toriyama Sekien fue el primero en grabar a un Ao Bōzu y su ilustración no llevó una sola palabra de descripción aparte de su nombre. Por su nombre, podemos obtener un poco de información: la palabra "Ao" significa azul o verde y puede significar inmadurez e inexperiencia. Como la ilustración original era en blanco y negro, puede incluso ser que este yokai nunca fue diseñado para ser de color azul o verde. Pudo ser una burla de Toriyama Sekien contra un sacerdocio corrupto y no calificado. Sin embargo, gracias a su nombre, suele representarse en un tono enfermizo azul.
El hecho de que Ao Bōzu tiene sólo un ojo y es reverenciado como un dios menor en algunos lugares delata un fuerte paralelo con otro yokai, el Hitotsume-kozō. Debido a su similitud, hay teorías que sugieren una conexión con el antiguo culto espiritual del antiguo Japón. En estas proto-religiones chamánicas, los monstruos de un solo ojo se originaron a menudo como dioses de montaña caídos y portadores del mal. Podían mantenerse a raya con cestos tejidos u otros objetos con muchos agujeros, pues los Ao-bōzu piensan que se trata de ojos que los observan y se asustan.

LeyendaEditar

En Shizuoka, se dice los Ao Bozu aparecen en las noches de primavera en los campos de trigo y cebada. La transición de la noche al día es un tema popular en la tradición de la brujería in-yō. Además, las hojas todavía azul-verde de la cebada joven también tienen poderosas conexiones a in-yō. Los niños que corren y juegan en los campos en la noche podrían ser arrebatados por un Ao Bōzu. Por lo tanto, los niños buenos deben ir directamente a casa después de la escuela y no ir a vagar por los campos.
En Okayama se les describe como gigantes de dos ojos que se instalan en lugares abandonados. En otras historias, aparecen en campos de trigo o en caminos oscuros y solitarios.
En Kagawa, los Ao Bōzu aparecen tarde en la noche a las mujeres jóvenes y les pregunta si quieren suicidarse colgandose. Si la mujer dice que no, el Ao Bōzu desaparece; pero si lo ignora o no responde, la ataca con la velocidad del rayo y la ahorca.
En Yamaguchi, se consideran deidades menores. Aparecen ante los humanos en el camino y los desafían a una pelea de Sumos. Debido a que el Ao Bōzu de Yamaguchi es tan grande como un niño, muchas personas han aceptado tontamente el desafío, sólo para encontrarse arrojado al suelo con fuerza divina y una velocidad potencialmente letal.[1]

ReferenciaEditar

  1. Ao bōzu